No midas el valor de una mujer por la ropa que lleve

Para algunas personas, tacones de cierta altura o faldas de cierta longitud denotan que quien las viste debe ser una persona promiscua. Sin embargo, estas “lineas de medidas” (que catalogan a la mujer en las categorías de “puta”, “guarra”, “lo va pidiendo”, “fresca”, “calientapollas”, “aburrida”, “anticuada” y “mojigata”) muestran lo absurdas que parecen estas ideas una vez fuera de su contexto: sin importar lo que pienses de las ropas de alguien, la persona que las lleva es al fin y al cabo un ser humano que debe ser tratado como tal.
Este anuncio fue diseñado por Theresa Wlokka y los estudiantes de la Escuela de publicidad Miami en Hamburgo, Alemania.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
t>