El beso de Singapur, el olvidado truco que provoca superorgasmos


Para mejorar nuestra vida no hace falta que nos azotemos o nos disfracemos de cosas ridículas: basta con hacer unos sencillos ejercicios que nos descubre una costumbre sexual milenaria.
El sexo tiene que ver con la fricción, y de ahí la obsesión que muchas mujeres –y hombres– tienen por el tamaño de los penes. Se entiende que, a más tamaño (preferiblemente grosor a longitud), mayor será la satisfacción. Dicho pensamiento se encuentra en la base del conocido como pompoir o, más poéticamente, el beso de Singapur. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
t>